“Porque dos manos dispuestas y una actitud positiva y humilde son el mayor instrumental”

Arranca la V Misión Sanitaria País Bassari 2018 y ,como muchos ya sabéis, uno de nuestros pilares más importantes para poder llevarla a cabo son los voluntarios. Personas comprometidas con el dolor ajeno, trabajadores altruistas que donan su tiempo, sus conocimientos y su esfuerzo para ayudar allá donde más se necesita.

Hoy os queremos presentar a Raquel, voluntaria de África Sawabona desde hace 2 años. 

2018-03-13-PHOTO-00000036
Si os estáis planteando hacer un voluntariado, queréis poner vuestro granito de arena pero no sabéis ni cómo ni dónde, si os gustaría colaborar con una ONG pero no estáis seguros de si la ayuda llega… Raquel tiene las respuestas a todas vuestras preguntas.

1. ¿Por qué escogiste África Sawabona?

Buscaba una asociación que hiciese una misión “corta” en el terreno, pero al mismo tiempo que no fuese un acto aislado, si no que siguiera dando fruto todos los días del año.
África Sawabona me permitió pasar 12 días en el terreno, pero el trabajo en esta asociación va mas allá de esos 12 días, es decir, cuando volvemos de África no es que haya finalizado la misión… realmente no ha hecho más que comenzar.
En África se quedan medicamentos que se les facilita al pueblo en forma de botiquines y también agentes sanitarios formados por la asociación. África Sawabona continua su trabajo con el País Bassari todo el año.
Nuestro tiempo libre es limitado (en mi caso sólo pude conseguir 14 días).  Todos estamos liados con trabajo, familia, estudios, obligaciones, “resolución de problemas”…
África Sawabona permite sacar “mucho jugo” a esos días en el terreno, pero la necesidad sanitaria de África no puede dejarnos indiferentes, por lo que tenemos la gran oportunidad de colaborar, aportar, ayudar, animar….. durante todo el año, aun dentro de nuestras rutinas y “vidas súper liadas”, siempre podemos estar de una forma u otra , con mayor o menor intensidad, pero brindando una mano a la gran necesidad sanitaria africana.
Recordad que mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, pueden cambiar el mundo.
2018-03-13-PHOTO-00000040
2. ¿Cuál fue tu misión sanitaria? ¿Cómo era tu día a día en el terreno?
Mi trabajo principal era el triaje de los pacientes que asistían a las consultas odontológicas y también apoyaba el trabajo de los dentistas, esterilizando y proporcionando el material necesario.

Para mi sorpresa, ninguna de las personas atendidas había acudido nunca al dentista ¡era la primera vez en sus vidas! 

Éramos un equipo de tres desconocidos pero es una de las veces que más integrada me he sentido en un trabajo. Dos odontólogos y yo, ayudando en todo lo posible, con material muy justo, lugares poco acondicionados, sin luz y con lluvia. Pero con todas las ganas y las fuerzas. Mucha positividad, cuando miras así las situaciones, todo cambia de perspectiva… De hecho, creo que nadie ha trabajado nunca en una consulta de odontología tan bonita como la improvisada entre unas cuantas cañas y unas sillas de plástico.

Pude observar y experimentar que haciendo trabajos tan básicos como limpiando, ordenando, esterilizado, tomando temperaturas o simplemente cogiendo la mano de un paciente asustado, puedes sentirte la persona más útil del mundo.

Soy maestra y dietista (aunque ahora trabajo como cocinera en un colegio) pero en África me he llenado de orgullo sano, al sentir que dos manos dispuestas y una actitud positiva y humilde son el mayor instrumental y el más eficaz que se pueden llevar a una misión.

2018-03-13-PHOTO-00000041

3. ¿Has seguido colaborando con ellos? ¿De qué modo?

Si, sigo colaborando y manteniendo contacto con ellos. Es una asociación íntegra (llena de entereza moral) por lo que cuentan con mi apoyo y confianza.
Hay muchas formas de colaborar con África Sawabona, los profesionales sanitarios  prestan una ayuda imprescindible.
Si tienes cualidades, destrezas o formación seguro que puedes aportar algo, hazlo, no lo dudes. Dos manos y una cabeza pensante son muy eficaces. 

Por otro lado, las aportaciones económicas son esenciales y van destinada única y exclusivamente al proyecto, hay que la medicación con la que se atiende a la población, y esos medicamentos llegan al 100% .

He vivido como el equipo de África Sawabona no se ha movido del aeropuerto hasta que no han llegado todas y cada una de las bolsas de medicación e instrumental (y en algunas ocasiones que lleguen  las bolsas y el material, no lo facilitan, es más, ponen mil pegas y trabas) pero por ahora el equipo siempre ha llegado a su destino junto con toda la medicación donada y pagada por los colaboradores.

El simple hecho de difundir o presentar a África Sawabona a otras personas que puedan ver y valorar la labor desinteresada y el bien que se le hace al pueblo Bassari con pequeñas aportaciones es otra forma de muy importante de colaborar. Es una manera de expandirnos y así crear más fuerza en la debilidad sanitaria de esos pueblos de los que poco se oye hablar.

¡Hay tantas maneras y tan diversas, y todas son tan gratificantes!

Es un privilegio ser parte de África Sawabona, ya que lo poco que aportamos aquí… allí mejora y salva vidas. En esta ocasión, lo poco es mucho.

Me gustaría agradecer a mi familia, sobretodo a mi hija Alba, y al colegio Rafael Fernández Mayorala por apoyarme en esta gran aventura.

2018-03-13-PHOTO-00000035